Brain Damage en Chillán

Una atmósfera mística y armoniosa vivirá Chillán con la llegada de Brain Damage, una de las bandas de tributo a Pink Floyd más reconocidas de Latinoamérica, la cual deleitará a sus seguidores con la profundidad y el misterio que tanto caracterizó al grupo de rock británico. La invitación es para el 25 de agosto a las 20.30 horas en el Teatro Municipal de la capital del Ñuble. Las entradas se encuentran disponibles por sistema Dale Ticket y en la boletería del recinto.

La banda tributo nació el año 2001 como un acto de devoción por el legado y memoria musical que dejó Pink Floyd, herencia que no sólo se vio ligada al ámbito musical, sino también al área de efectos especiales e imagen. Por esta razón, el alabado conjunto promete entregar un trabajo minuciosamente profesional, profundizando desde sus inicios, con el desaparecido Sid Barret, hasta las carreras paralelas de David Gilmour y Roger Waters.

Brain Damage o “daño cerebral” en español, es el título de una de las tantas canciones emblemáticas de la banda británica, la cual forma parte del disco “The dark side of the moon”, publicado en el año 1973. Así mismo, es el nombre escogido por el grupo chileno, el cual está integrado por Alejandro Garrido en voz principal y guitarras; Francisco Garrido en bajo y voces; Patricio Núñez en guitarra; Felipe Abrigo en teclados Marcelo Segovia en batería; así como Mara Sedini, Constance Jacksic, Carolina Riveros y Andrea Riquelme en los coros.

El grupo ha sido elogiado y reconocido internacionalmente por grandes bandas, así como por comunidades de fanáticos y la prensa especializada; posicionándose como la mejor banda tributo a Pink Floyd en nuestro continente. El espectáculo cuenta con proyecciones y una planta de luces que ambientan al espectador en la psicodelia icónica que caracterizó al influyente grupo inglés, además de un trabajo visual que ha sido rescatado de grandes producciones como “The Wall, “Pulse” o “The delicate sound of thunder”.

En esta oportunidad, Brain Damage aprovechará el imponente despliegue tecnológico dispuesto por Empresas Sono, el cual incluye pantallas gigantes, parrillas de luces, y cuatro paneles con tecnología LED, lo que que permitirá disfrutar como nunca antes en la zona, la visualidad característica de los grandes shows de Pink Floyd en vivo.